Parece que despejamos los nubarrones sobre Viscocel, y ya tenemos en el horizonte los de Lignotech.

Una vez más, esa ley no escrita por la que tras conocerse una noticia positiva sobre Sniace, le sucede otra en sentido negativo, se ha vuelto a cumplir. Cuando apenas hemos despejado las incertidumbres que había sobre la puesta en marcha de Viscocel, avistamos nuevos problemas que en esta ocasión afectan a los trabajadores de Lignotech y Celulosa.

Pero vallamos por partes, ya que todo esto ha salido en el trascurso de una reunión que se celebró ayer, para aprobar el calendario laboral de Sniace para el año 2018, donde estábamos los Sindicatos UGT, SU y CC.OO. La reunión fue con el Director de RRHH, además de asistir el Director de la fábrica Sr. Castillo, porque había que tratar diferentes problemas que afectan a los trabajadores de Viscocel. Las parrillas para el personal a turnos quedan para la próxima semana, ya que todavía no están hechas.

Próxima arrancada de Viscocel

Si todo va bien, se espera que para este fin de semana comience el tan deseado proceso de arrancada de Viscocel tras una parada de cinco años. Un largo proceso en el que ha pasado de todo y al que muchas personas han contribuido para que llegase a buen puerto, desde los compañeros que se jubilaron, hasta los que se reincorporaron y para ello se bajaron el sueldo. Precisamente por todos estos que aportaron su sacrificio e incluso se fueron, nos vais a permitir que hagamos un pequeño recordatorio. 

Sniace reduce un 87% sus pérdidas hasta septiembre, hasta los 647.000 euros

Sniace recortó sus pérdidas un 87% al cierre del tercer trimestre del año, hasta los 647.000 euros, tras haber reactivado su actividad industrial, paralizada desde julio de 2013, según informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cifra de negocio de la compañía se situó en 30,8 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone multiplicar por más de 16 veces los ingresos obtenidos en las mismas fechas del ejercicio precedente, que fueron de 1,8 millones de euros.


A colación de las fuentes sindicales sobre Lignotech


Ya hace tiempo que llegamos a la conclusión que la “llamada fuente sindical”, que dicen desde algún medio de comunicación, había llegado al límite de lo absurdo. Y ahora se puede decir con más rotundidez si cabe porque demostró entonces que los trabajadores le importaban muy poco, al final no dio ni una y no obstante persiste en su empeño. Y es que han vuelto a entrar en escena a colación de la noticia sobre Lignotech. 

Aprovechamos para aclarar una vez más, que esa denominada “fuente Sindical”, nada tiene que ver con la actual representación de los sindicatos de Sniace UGT, SU y CC.OO. 

Buenas perspectivas para Viscocel, pero preocupados por las tensiones con el Ayuntamiento.


Hoy se ha celebrado la reunión con el Sr. Mezquita y de la Comisión de seguimiento del plan, reunión que por cierto hacía ya varias semanas que veníamos demandando. Antes de la parada de este verano habíamos previsto mantener este encuentro de cara a la arrancada de Viscocel y la contratación a jornada completa de los trabajadores pendientes y los nuevos contratos.

Como ya es sabido para esto ya se dieron las directrices oportunas hace unos días, de hecho, la reincorporación y contratación de los compañeros de la bolsa ya se completó y en los próximos días se irán incorporando el resto, incluidos los de nueva contratación hasta completar la plantilla prevista en el plan. La plantilla quedará en 326 trabajadores,  incluso pudiera ser que alguno más.

Aviso a los trabajadores que se tienen que reincorporar a Viscocel


En una escenografía que podríamos decir que se asemeja a aquello de poli bueno/ poli malo, estamos teniendo múltiples problemas en lo referente a la interpretación del acuerdo principalmente en los conceptos salariales o contratos.

Podemos añadir además la falta total de información respecto a los terrenos ya que la empresa no debe considerar interesante hacer partícipe a esta plantilla de las intenciones que tiene sobre sus activos, como si no nos incumbiera. ¡En fin!