Encuentro con la Directora General de Trabajo

La reunión de esta mañana con Dña. Rosa Castrillo, hay que enmarcarla en una reunión técnica de los asuntos a resolver, que se nos presentarán en un futuro cercano. Las perspectivas iniciales, se han visto superas con creces, pues la reunión no tenía como objetivo alcanzar ningún acuerdo, puesto que aún no se dan las condiciones que permitan la readmisión de los trabajadores y las posteriores jubilaciones, pese a lo cual, el Comité consideró oportuno mantener el encuentro, para avanzar en ese sentido. Y hemos de decir, que hemos encontrado a una Directora de Trabajo muy receptiva a nuestros planteamientos, y dispuesta a colaborar en los problemas que se nos presentarán. Nos referimos a la devolución de la reposición del desempleo consumido y a las ayudas a los trabajadores para las jubilaciones, además de alguna otra circunstancia que hemos aprovechado para plantearle. En esa disposición que comentábamos, ha vuelto a ofrecernos su ayuda, aún en los asuntos que no pertenezca a su área de influencia, en lo que pueda contribuir a que podamos ver las fábricas en marcha.

Reunión con la Directora General de Trabajo, Dña. Rosa Castrillo

Como ya sabéis, el pasado 7 de octubre se firmó el Acuerdo Laboral entre Sniace y el Comité de Empresa. Un año (desde que fuimos despedidos) hemos tardado en lograrlo, lo que indica las dificultades que hemos que superar. Quedaba otro trámite, importante, para dar validez a este acuerdo, que era la firma del mismo por parte de los Administradores Concursales.  Como anunciábamos el pasado viernes, antes de la proyección del documental “Sniace en Lucha” los administradores concursales ya han firmado el Acuerdo Laboral.

Por fin una alegría.

Como ya sabéis, hoy se ha producido la firma del anhelado acuerdo laboral. Más de un año hemos tardado en lograrlo, lo que por sí solo indica las dificultades que ha habido que superar para alcanzarlo. 
Hemos tenido que asistir a nuevas triquiñuelas de USO para no firmar el acuerdo. Aunque, en realidad, tampoco dijeron que no le firmaban: primero dijeron que antes lo tenían que leer (nada había cambiado), luego pretendieron introducir el documento que decían tener pero que no vimos, más tarde que había que incluir sus nombres aunque no lo firmaran… etc, etc, etc. En definitiva, cuando los papeles llegaban a sus posiciones, los dejaban pasar. Como decíamos más arriba: triquiñuelas, vaya usted a saber de quién.

Tres horas de reunión, para descubrir una nueva artimaña.

La conclusión es que la empresa aceptará firmar con los sindicatos UGT, SU y CCOO (que representan la mayoría en el Comité de Empresa), para validar el acuerdo laboral que propicie la reapertura de las fábricas, descartando así la unanimidad sindical exigida, siempre y cuando lo acepten los Administradores Concursales. Pero volvemos a insistir, no vendamos la piel del oso antes de cazarle, el acuerdo aún no se ha firmado. Vuelve a ser necesaria otra reunión, esta vez en el Orecla, el próximo martes. Volveremos a escuchar falsedades sobre la convocatoria a los trabajadores, por su presencia en el entorno y, puede que hasta vuelva a haber cartas de la dirección de ese sindicato quejándose, al parecer, de la presión que se estaba ejerciendo sobre sus miembros y solicitando a la empresa que garantizara su seguridad. 

Comenzó la reunión con un enfrentamiento entre empresa y USO, con motivo de esa carta que había enviado la Secretaria Regional de estos últimos. El intercambio de opiniones se alargaba de tal forma, que el resto de sindicatos tuvimos que manifestar que nosotros no estábamos allí para asistir a ese debate, sino para firmar el acuerdo. Al fin y al cabo, el comité no había actuado de distinta forma a como lo ha venido haciendo a lo largo de todos estos meses: siempre que se ha celebrado un reunión, en la fábrica o en el Orecla, han estado los trabajadores en el exterior apoyando. Sin necesidad de “cientos de llamadas convocándoles” como dicen los iluminados.